RECETA de MERMELADA DE LIMÓN con el mínimo de azúcar.

Hoy os traigo mi receta casera de mermelada de limón, empieza la época de recolección de limones y seguro que los que tengáis pueblo vais a tener limones de sobra para poder hacer esta rica mermelada. La receta os la doy la mínima cantidad de azúcar posible para que no quede tan ácida que no se pueda disfrutar.

 
Desde hace años la mayoría de las mermeladas que se comen en mi casa las hago yo. Compro pocas porque me parece que en las mermeladas envasadas abusan en la cantidad de azúcar y racanean con la fruta.

Hace poco me regalaron un montón de limones y decidí hacer mermelada con ellos, era la primera vez y una vez testeada la receta y catada la mermelada por varias personas he de decir que quedó muy rica. Así que aquí tenéis la receta de mermelada casera e limón con la cantidad perfecta de azúcar.

INGREDIENTES

 MERMELADA DE LIMÓN

Limones
Azúcar


1.- Preparamos los limones

Lo primero que vamos a hacer es preparar los limones (los que tengáis)  para hacer la mermelada.

Primero quitáis con un pelapatatas liso la corteza de los limons para echarle un poquito de ralladura a la mermelada, una vez hecho, la reservais en un plato.

 
Luego, los peláis bien (sin dejar nada de la parte blanca, en la foto de abajo lo véis), los partís por la mitad y les quitáis el trozo blanco de enmedio y los pipos.  

Seguidamente los partís en trozos "a lo bruto", o sea, no hace falta que separaréis los gajos y luego los partáis, los partís tal cual, sin quitar la piel (acabará no notándose y le dará textura a la mermelada).

Una vez partidos los reserváis en un bowl.

2.- Pesamos los limones


Pesad la fruta una vez partida y lista para la mermelada. Tened en cuenta el peso del recipiente donde la habéis puesto, ¡sólo queremos pesar la fruta¡

En la foto veis que el peso de mis limones es de 949 gramos, con este valor es con el que vamos a trabajar.

3.- Calculamos la cantidad de azúcar a utilizar



Para la mermelada de limón calculad el 37% del peso de la fruta, y esa será la cantidad total de azúcar que usaremos para elaborar la mermelada.


Es posible que penséis que es poca azúcar para una mermelada de limón, queda un poquito acidita, pero para mí esa es la gracia de hacer mermelada de limón. También depende de la acidez de los limones, claro.

En mi caso los limones partidos pesaban 949g, por lo que el 37% de 949g son 350g de azúcar.

4.- Cocinamos

Una vez tenemos la cantidad de azúcar lista, echamos en una olla los limones junto con el azúcar y lo mezclamos todo bien. El fuego lo encendemos muy bajito y removemos bastante a menudo la mermelada para que no se pegue.

[Si tenéis tiempo, podéis dejar la fruta unas horas antes macerando con el azúcar en un bowl y así la fruta soltará todo su jugo y tardará menos en hacerse la mermelada]

 Así me quedó la textura de la mermelada.

En unos 40 o 50 minutos la mermelada debiera estar lista. A los 25 minutos a o así iréis viendo que los limones se van deshaciendo y aunque los trozos se sigan notando, no estarán tan definidos

A los 35 minutos yo le paso (¡MUY POCO!) la batidora para ayudar a deshacer los trozos de limón, no queremos zumo de limón, queremos mermelada, así que son un par de toques de batidora es suficiente.

El grado de espesor de la mermelada va sobre gustos, cuando se está haciendo está tan caliente que vais a pensar que todavía le falta rato para espesar, pero tened en cuenta que cuando enfría, ella sola se vuelve más espesa.

5.- Envasamos la mermelada de limón

La envasáis en botes de cristal de rosca, ya sean reutilizados (previamente esterilizados) de otras conservas o comprados nuevos para este menester, una vez llenos hasta el borde y bien cerrados, les hacéis el baño María. 

Aquí os dejo un artículo donde explico cómo envasar en casa sin máquina y sin baño maría.


Para esterilizar los botes (si son reutilizados):  Los dejáis hervir junto con las tapas en agua durante unos 10 minutos, luego dejáis que se sequen al aire boca abajo sobre un paño de algodón limpio y estarán listos para su uso.


Para hacer el Baño María: En una olla metéis los botes cerrados y los cubrís por completo con agua. Durante 10 ó 15 minutos (dependiendo del tamaño de los botes) los dejáis hervir. Pasado este tiempo apagáis el fuego y los dejáis enfriar dentro del agua. Una vez fríos, los secáis, etiquetáis y guardáis hasta su posterior consumo.

Durante este proceso de envasado escucharéis el típico "pop". Sabréis que el vació está bien hecho si al tocar la tapa está dura, como la de los botes de conservas que se compran en tiendas.


Y esto es todo por hoy, espero que disfrutéis mucho haciendo vuestras propias mermeladas, estoy convencida que en cuanto hagáis las primeras ya nunca más vais a querer comprarla hecha.


¡A cocinar!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Animáte a dejar tu comentario!.

Tu opinión seguro que ayudará al resto de los lectores.

Alicia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR