LAS MEJORES RECOMENDACIONES FOODIES DE RESTAURANTES EN MADRID Y EL RESTO DEL MUNDO PARA COMER BIEN Y RICO

VIAJES, RUTAS Y ESCAPADAS GASTRONÓMICAS

RECETAS, COSAS RICAS Y MUCHO MÁS

Receta Sana: ¿Cómo hacer cualquier tipo de MERMELADA con el mínimo de azucar? (¡y que salga deliciosa!)

Como me pedisteis por Instagram, os dejo por aquí la receta básica con la que hacer cualquier tipo de mermelada de frutas, simplemente tendréis que adaptar dos cositas y listo.

La mayoría de las fotos que vais a ver son de la última mermelada que he preparado, en este caso de fresa. Pero también os hablaré al final del artículo sobre las que hago de otros sabores.

Estamos justo a tiempo de aprovechar las ultimas fresas y naranjas de temporada par hacer deliciosas mermeladas para el resto de año (o incluso regalar en ocasiones especiales)


Mermelada de fresa, de naranjas y de moras he regalado a varias personas  ¡y no veáis lo que han gustado! Aproveché a ponerlos bonitos con unas telas y cintas en la tapa que parecían de anuncio (una pena que no tengo las fotos para enseñároslos)

Vamos con la receta

Ingredientes
Fruta
Azúcar
Agar agar (opcional)
Agua (opcional)


1.- Preparamos la fruta

Lo primero que vamos a hacer es preparar las fruta  para hacer la mermelada. En el caso de las fresas, las laváis, quitáis el sombrerito verde y las partís en trocitos del tamaño que os guste, quitando alguna parte que pueda estar a punto de ponerse mala y pueda estropear el sabor de toda la mermelada.

Si no queréis que los trozos se noten mucho, cuanto más pequeños los partáis, mejor.

En el caso de las naranjas las peláis bien (sin dejar nada de la parte blanca), la partís por la mitad, le quitáis el trozo blanco de enmedio y las partís en trozos (así tal cual, nada de separar en gajos, no hace falta, la piel de los gajos acabará no notandose y le dará textura a la mermelada).

En esta foto están sólo peladas, faltaría limpiar bien los restos de la parte blanca que queda. 
El resultado final se parece más a las naranjas de la parte superior de la foto que al resto.

A medida que las partís irán saliendo los pipos, los quitáis y dejáis sólo la parte de la naranja que vamos a cocinar.

Una vez partida la fruta la reserváis en un bol

2.- Pesamos la fruta

Pesad la fruta una vez partida y lista para la mermelada. Tened en cuenta el peso del recipiente donde la habéis puesto, ¡sólo queremos pesar la fruta¡


 El bol que yo usé pesa 617 gramos

O pesáis antes el bol, o encendéis la báscula con el bol vacío ya encima para que el valor de referencia sea ese.

Esos 1.234 gramos son el peso del bol más la fruta, por lo que el peso de SÓLO LA FRUTA es (casualmente) de 617 gramos (esta es la cantidad con la que tenemos que trabajar)

3.- Calculamos la cantidad de azucar a utilizar

Calculad el 20 % del peso de la fruta, y esa será la cantidad total de azucar que usaremos para elaborar la mermelada.

Seguro que estáis pensando que es poca cantidad, ya que las mermeladas que compráis en la tienda llevan la mayoría un mínimo de 50% de azucar, pues creedme si os digo que con sólo un 20% os va a quedar una mermelada de 10. Llevo perfeccionando esta receta durante años para reducir al mínimo la cantidad de azucar añadida a la mermelada, ya que pienso que en la mayoría de las que se compran hechas abusan bastante de ella. Y he comprobado que con el 20% para la mayoría de las frutas es más que suficiente.

Si no os atreveis a ponerle tan poca cantidad y quereis ponerle un poquito más, ponedle más, eso sí, más del 30% yo no le pondría.

Veamos con el ejemplo: Las fresas partidas (sólo las fresas, sin contar el recipiente) pesan 617g, entonces le tenemos que añadir  124g de azucar (el 20% de 617g).

4.- Cocinamos

Una vez tenemos la cantidad de azucar lista, echamos en una olla la fruta junto con el azucar y lo mezclamos todo bien. El fuego lo encendemos muy bajito y removemos bastante a menudo la mermelada para que no se pegue.

[Si tenéis tiempo, podéis dejar la fruta unas horas antes macerando con el azucar, así la fruta soltará todo su jugo y tardará menos en hacerse la mermelada]


Aquí todavía no la he empezado a cocinar. Simplemente he mezclado las fresas con el azucar
Observad como realmente azucar apenas hay

En unos 40 o 50 minutos la mermelada debiera estar lista. A los 20 minutos a o así iréis viendo que la fruta se va deshaciendo y aunque los trozos se sigan notando, no estarán tan definidos

Y a la media hora más o menos veréis que la mezcla va espesando y tomando textura de mermelada cremosa.

El grado de espesor de la mermelada va sobre gustos, cuando se está haciendo está tan caliente que vais a pensar que todavía le falta rato para espesar, pero tened en cuenta que cuando enfría, ella solita se vuelve más espesa.

Si aún así queréis acelerar el proceso de espesar y/o que directamente quede más espesa, le añadís un poco de agar-agar (la gelatina vegetal del mar). Removéis y cocinais la mermelada hasta que las algas se disuelvan y empiecen a hacer su efecto.

El agar-agar lo compro en Supermercados ALDI. Es un alga marina natural que lo que hace es espesar los alimentos sin necesidad de que enfríen, no da sabor. Si queréis más información sobre el agar-agar os dejo info de la wikipedia y de directo al palada

Agar-agar en fibras de Porto-Muiños.
No recuerdo ahora el precio, pero no era demasiado caro, además dura mucho, ya que con poquito es suficiente.

Si por el contrario, lo que os ha pasado es que la mermelada os ha espesado demasiado, le añadís un poquito de agua para equilibrar y listo.

Si queréis que los trozos no se noten, en este punto, la pasaís por la batidora y/o el pasapuré.

Mermelada de naranja lista
Lleva ralladura de cascara de naranja, ¿la veis?

La verdad es que ahora que le tengo el punto cogido a las mermeladas no suelo echarle agar-agar, pero para las primeras veces si que recurrí a él, ya que pensaba que me estaba quedando muy liquida, y luego al enfríar resultó ser al revés, me quedó mas dura de lo que a mí me gusta.

A medida que vayáis haciendo mermeladas iréis encontrando el punto que más os guste a vosotros.

5.- Envasámos la mermelada

La envasáis en botes de cristal de rosca, ya sean reutilizados (previamente esterilizados) de otras conservas o comprados nuevos para este menester, una vez llenos hasta el borde y bien cerrados, les hacéis el baño María.

Para esterilizar los botes:  Los dejáis hervir junto con las tapas en agua durante unos 10 minutos, luego dejais que se sequen al aire bocaabajo sobre un paño de algodón limpio y estarán listos para su uso.

Para hacer el baño María: En una olla metéis los botes cerrados y los cubrís por completo con agua. Durante 10 ó 15 minutos (dependiendo del tamaño de los botes) los dejáis hervir. Pasado este tiempo apagáis el fuego y los dejáis enfriar dentro del agua. Una vez fríos, los secáis, etiquetáis y guardáis hasta su posterior consumo.

Durante este proceso escucharéis el típico "pop". Sabréis que el vació está bien hecho si al tocar la tapa está dura, como la de los botes de conservas que se compran en tiendas.

 Y así de apetecible se ve la mermelada que hice con un poquito de pan y queso de burgos

Yo reutilizo botes. Tengo una caja llena de botes de cristal de diversos tamaños para envasar cremas, sopas y mermeladas. Por ejemplo: los de paté estilo "Casa Tarradellas" son de un tamaño perfecto para envasar mermeladas para regalar. Los de pimientos asados y del piquillo, los uso para envasar raciones individuales de cremas...


Notas para la Mermelada de Naranja

La mermelada de naranja la podéis hacer con ralladura de cascara de naranja o sin ella.

Si la quereis con (a mi personalmente me chifla como queda) antes del paso 1 tenéis que quitarle la piel a las naranjas (no hace falta quitarsela a todas, según cuanta ralladura os guste, así peláis)

La forma más fácil de hacerlo es con un pelador de patatas, intentad no coger mucha parte blanca (cuanta menos cojáis mejor).

 Cáscara de naranja recien pelada

Reco-consejo: Yo siempre pelo un poquito de más por si al final me apetece añadirle un extra de piel una vez partida la fruta, y si me sobra no la uso y listo. 

En el momento inicial del punto 4 del proceso, ademas de echar la fruta y el azucar en la olla echáis la ralladura de naranja partida en trozos del tamaño que os gusten.

De este tamaño echo yo la ralladura

En el caso de la mermelada de naranja con ralladura, tened en cuenta que si la pasáis por la batidora los trozos de piel no se notarán. Yo personalmente no la paso, pero sobre gustos... los colores.

Reco-consejo 2: Si en mitad del proceso de cocinado le añadís a la mermelada de naranja un poquito de canela molida... obtendréis un punto diferenciador en el sabor final muy guay ;-)


Nota para la Mermelada de Moras

La mermelada de moras la paso siempre por el pasapuré antes de envasarla para que no se noten las semillas de la fruta. Uso moras de zarza que cojo en mi pueblo, y esas moras son diferentes a las de morera.


Notas para el resto de tipos de mermelada

Con esta receta he hecho mermelada de ciruelas, de albaricoque, de moras...

Y con esa experiencia os diría que tengáis en cuenta dos cosas a la hora de cocinar nuevas frutas que no hayáis cocinado antes:

  1. La densidad y cantidad de agua de la fruta en cuestión, ya que eso hará que de manera natural la mermelada quede con una u otra textura (y podría necesitar o agar-agar o agua o nada)
  2. El dulzor de la fruta al natural, ya que a frutas muy dulces le podéis poner menos azúcar añadido que a otras que no lo son. Yo jugaría entre el 20 y 30%



Y con esto y un bizcocho... espero que esta receta  basica de mermelada os sirva para que empecéis a hacer vuestras propias mermeladas y experimentéis con sabores nuevos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Animáte a dejar tu comentario!.

Tu opinión seguro que ayudará al resto de los lectores.

Alicia.