¿Cómo beber vino sin manchar el mantel?

Seguro que más de una vez tomando vino en una comida, una gotita de dicho líquido ha ido deslizándose por la botella y ha acabado manchando vuestro precioso mantel. Y ya sabemos todos lo mal que se quitan las manchas de vino de los tejidos.

Hoy os voy a enseñar la forma de que esto no os vuelva a ocurrir.

Mi amiga Laura a la vuelta de su viaje a Argentina con la consecuente visita a diversas bodegas de la provincia de Mendoza me ha descubierto este truquito sencillo, práctico y elegante para evitar precisamente este tipo de manchas.

Solo necesitamos, además de la botella de vino que vayamos a beber,  una servilleta de papel.


Paso1
Cuando descorchéis la botella y le cortéis el sombrerito (la parte superior de la cápsula que recubre la cabeza de la botella) lo guardáis.

Esta parte de la botella seguro que tiene un nombre, pero cómo no sé cual es yo le he llamado sombrerito, espero que hayáis entendido qué parte es.

Paso 2
Una vez la botella descorchada, cogemos una servilleta de papel y la colocamos como se ve en la foto (Foto 1).

Desdoblamos la servilleta hasta tenerla rectangular. Le hacemos un pequeños doblez, que luego parecerá un cuellito de camisa, y la colocamos alrededor del cuello de la botella.

Foto 1.


Paso 3
La sujetamos con el sombrerito y voilá (Foto 2).

Foto 2.

¿No me digáis que no queda mono?. Además que es el mejor salvamanteles que existe.

Que decir tiene, que podemos usar además de la clásica servilleta blanca que usamos nosotras este día, servilletas de colores, con dibujos… según el aire que le queráis dar a vuestra mesa podéis vestir vuestro vino a juego.

Y aquí podéis ver lo bien que la servilleta cumplió con su cometido.

Sin esa servilleta el mantel de Sonia habría quedado manchadito de vino.

Espero que os sirva y lo utilicéis mucho, mucho.

Vuestros invitados seguro que se quedan con la boca abierta con la originalidad y sencillez de este truco.