domingo, 22 de febrero de 2015

Receta: Quiche BAJA EN GRASA de espinacas, dátiles y queso de cabra.

La receta de hoy está especialmente dedicada a mis amigas. Chicas, veréis qué fácil y rápida de hacer es la receta. ¡Os va a encantar!

Esta quiche la he hecho baja en grasa, normalmente uso nata para las quiches, pero tenía muchas ganas de probar a hacer una con leche evaporada a ver que tal quedaba de consistencia y sabor, y la verdad es que queda muy bien y así le restamos calorías a la receta.

Aunque la leche evaporada sea algo más cara que la nata, os animo a probarla alguna vez y comprobéis vosotros mismos el resultado.



Ingredientes (Para un molde de 24 cm)

1 lámina de masa de hojaldre o masa brisa
400g de espinacas
40g de mantequilla
2 puerros
250ml de leche evaporada
130g de queso de rulo de cabra
3 huevos
7 dátiles deshuesados
Nuez Moscada
Sal y pimienta

Paso 1 - Cocer las espinacas.

Cocer las espinacas y una vez cocidas dejar escurrir bien. Al cocerlas cogen mucha agua y las necesitamos secas para que quede una buena quiche. 

Cuando las tengáis en el colador para ayudarlas a soltar el agua, las podéis aplastar con un cuchara, ¡veréis la de agua que sueltan!

Paso 2 - Preparar la base.

Mientras se cuecen las espinacas vamos a  colocar la masa de hojaldre o masa brisa en el molde que vayamos a preparar nuestra quiche (Foto 1). Según la marca que compréis, el diámetro es mas o menos grande, si hace falta, aplastadla con el rodillo para que os de para cubrir todo el molde y sus laterales.

Es importante que suba hasta arriba de los laterales porque al cocerla encoje, y puede que se quede tan bajita que al rellenarla con los ingredientes, se rebose y la quiche sea un desastre. ¡Cuidado con eso! (Foto 2)

Foto 1.
Fijáos que he intentado que la propia masa se sujete doblandola un poquito para fuera, con las paredes del molde.

Una vez puesta en el molde, la pinchamos con un tenedor para que al cocerla no suba. La metemos al horno a 200 grados durante unos 15 minutos (calor por abajo o circulación de aire). Este tiempo que os digo, es orientativo, si antes de los 15 minutos ya la veis doradita y cocida, sacadla antes (Foto 2). 

Una vez hecho esto sacamos el molde del horno y reservamos.

Foto 2.
¿Veis cómo ha encogido la masa y me ha menguado bastante en el lateral que no la había sujetado bien con el borde del molde?

Paso 3 – Preparación del relleno. 

Partimos los puerros en rodajas finitas y reservamos.
Ponemos en una sartén la mantequilla y una vez deshecha, rehogamos los puerros, ayudandonos de una cuchara para ir separando las diferentes capas  (Foto 3).

 Foto 3.

Cuando tengamos los puerros blanditos y transparentes (Foto 4) , añadimos los 7 dátiles partidos a trozos y lo mezclamos todo (Foto 5).

 Foto 4.

 Foto 5.

Una vez tenemos los dátiles un poco fritos y han soltado su jugo, añadimos las espinacas que habíamos cocido y escurrido muy muy bien antes (Foto 6).

Foto 6.

Añadimos nuez moscada y mezclamos todo hasta que los 3 ingredientes queden integrados. Rehogamos durante unos 5 minutos. Reservamos el relleno.

Paso 4 - Preparar la quiche

Sobre la masa que tenemos precocida en nuestro molde y habíamos sacado del horno, añadimos todo el relleno que hemos preparado en la sartén (puerros + espinacas + dátiles) y lo extendemos uniformemente sobre la base (Foto 7).

Foto 7.

Paso 5 – Preparación de la cobertura.

En un bol aparte batimos los huevos. Añadimos al bol los 250 ml de leche evaporada, la cual batimos junto con los huevos hasta que nos quede una mezcla uniforme de huevos y leche.  

Salpimentamos a gusto la mezcla (con más pimienta que sal queda genial, ya que las espinacas tienen un sabor fuerte y si os pasáis de pimienta no pasa nada, de hecho, queda muy bien).

Foto 8.
Os dejo las tablas de valores nutricionales de leche evaporada (izquierda) y nata (derecha). 
Si os fijáis en la parte de la tabla de valores a los 100g, veréis que la leche evaporada tiene 3 veces menos grasa que la nata, algo más de hidratos de carbono (tiene que compensar por algún lado) y más del doble de proteína. A mi me parece una opcion muy equilibrada para las quiches.


Nota: Para quiche normal (no baja en grasa) esa leche evaporada la cambiaríamos por nata para cocinar (Foto 8).

Si usais nata, tened en cuenta que hay de dos tipos: para cocinar y para montar, la diferencia es que la de cocinar suele tener unos 18 gramos de grasa por cada 100 gramos, y la de montar tiene 35 gramos. Para una quiche con la de cocinar es suficiente.


Paso 6 - Últimos toques.

Añadimos la mezcla que tenemos en el bol (huevos + leche evaporada o nata) sobre el relleno que ya tenemos en el molde (Foto 9).

 Foto 9.

Ponemos rodajas de queso de cabra sobre la quiche (Foto 10) y la metemos al horno durante 25 minutos a 200 grados con calor por arriba y por abajo. 

 Foto 10.

Os recomiendo a los 10 o 12 minutos revisar cómo está el tostado superior de la quiche, si veis que se os tuesta demasiado el queso de cabra (se puede acabar quemando) quitáis el grill y dejáis sólo calor por abajo y los últimos 5 minutos volveís a poner el grill para que la quiche acabe de coger color.

Nota: Para que os sea más fácil partir el queso de cabra, que no se pegue al cuchillo y queden mejor las rodajas, lo podéis meter un rato antes de cortarlo al congelador, así no estará tan blando, el corte será mas limpio y las rodajas no se romperán.

Paso 7 - Disfrutar de la quiche.

Tras los 25 minutos de horno, la quiche debería estar hecha.

¿Cómo saber si realmente lo está?. Pinchándola. Si el cuchillo sale limpio, la tenemos, si no, la dejamos unos minutos más. Hacemos lo mismo que cuando hacemos un bizcocho, hasta que el cuchillo no salga limpio...  


De todas formas ya sabñeis que cada horno es un mundo y ahí nadie mejor que vosotros mismos para saber qué los tiempos que convienen mas. Además que esto de la cocina es ensayo/error, así que... ¡a practicar!

Sacamos nuestra quiche del horno, desmoldamos y ¡a comer!

En primer plano se ve un trocito de dátil, a mí es que el puntito dulce del dátil en platos salados, ¡me encanta!


Esta quiche, por los ingredientes que lleva, se puede congelar, así que no tenéis excusa para no hacerla, la partís en raciones individuales y al congelador

Aquí os dejo unas recomendaciones para sacar el máximo partido a vuestro tiempo y a vuestro dinero.

cookieassistant.com