domingo, 15 de febrero de 2015

¿Cómo aprovechar al máximo las ofertas?

La semana pasada os adelantaba que os iba a contar lo que hago yo para poder aprovechar bien las ofertas.

No es que sea nada novedoso, seguro que mas de uno ya lo hace así, pero como seguro que otros no, mejor decirlo y pecar de pesada.

¿Cúando y porqué hago esto?

Normalmente sale mejor comprar cantidades medianas o grandes de alimentos, que pequeñas.

Encontrar la merluza/pescadilla a 5,95 €/kg, el pollo a 2,25€/kg… sólo suele pasar si compras piezas enteras o medias (según el tamaño del pescado a veces te venden media pieza, preguntadlo en vuestra pescadería).



Si vivís solos o en pareja, seguro que muchas veces no compráis así porque es mucha cantidad para solo 1 o 2 personas que viven en casa.

Hoy os voy a dar un método con el que eso va a dejar de ser un problema.



¿Qué hago cuando compro piezas enteras?

Cuando compro un pollo entero es que le pido al dependiente que me saque las pechugas, los muslos y contramuslos y os lleváis la carcasa. Y si las pechugas os las hace filetes... habréis triunfado de pleno.

Digo lo de llevaros la carcasa porque os preguntará si la queréis y hay gente que le dice que la tire. Si lo hacéis así tendréis comida para mogollón de días y múltiples platos diferentes.

La carcasa se puede usar para caldo, sopa juliana... los muslos para guiso u horno, los contramuslos para horno, las pechugas para filetes… os habréis gastado sólo unos 4 euros y fijáos qué de cosas se pueden hacer de comer. Comprando las pechugas sueltas de 4,95 o 5,95 €/kg no  suelen bajar.

Partiendo de esto, había que encontrar una solución, y esta fue congelar, pero lo que marca la diferencia no es el hecho de congelar en sí, eso está muy visto, si no la manera de hacerlo.

Mi método de congelación

Congelo los alimentos separándolos. Salmón, muslos, filetes, croquetas…. Cualquier cosa que sea congelable y sea sólido lo congelo con la técnica que os voy a enseñar hoy.

Antes de nada, decir que yo no soy una purista ni creo que sea absolutamente imprescindible descongelar toda la comida antes de cocinarla, aunque sólo sea por el hecho de que a veces es imposible preveer esas cosas. 

No soy de las locas de comer todo sanísimo y ecológico, ni de tenerlo todo impoluto y sin gérmenes en casa... intento equilibrar las cosas y estar en los términos medios que me permiten tener calidad de vida, y no estar alarmada por todo ni todos, ni más ni menos.

También dicen que hay que tomar 5 raciones de fruta y verdura al día, no comer ni hidratos, ni grasas, ni carnes rojas... si hiciéramos caso a todo lo que dicen que hay que hacer necesitaríamos días de 72 horas y ni siquiera nos daría tiempo a cumplirlo todo.

Así que lo que hago es usar el sentido común y me va muy bien.

Por tanto con ese sentido común es con el que he instaurado en mi casa el método que os voy a contar, y ese es el que me permite las dos opciones: cocinar habiendo descongelado antes y, aquí lo interesante, cocinar sin haber descongelado.

Soy una persona práctica e intento hacer las cosas de la forma en que me ahorran más tiempo y me dan más libertad

No creo que perdamos toda las propiedades de los alimentos si no los hemos descongelado antes, ni que sea malo para la salud… ni todas las cosas que se leen por internet, en revistas y que se dicen y escuchan por ahí.

Con todo esto os explico mi método de congelación:

Paso 1:

Partir el pescado, los filetes, hacer las croquetas… lo que sea, en raciones individuales.

Paso 2:

Sobre un papel de plata colocar las diferentes raciones individuales sin que se toquen entre ellas, para que así cuando estén congeladas podamos separarlas con facilidad. (Foto 1).

Si hemos congelado varias piezas en un mismo paquete y sólo queremos utilizar una, abrimos el paquete, cogemos la(s) que nos interese(n) volvemos a meter en el congelador el resto.

Foto 1.


Paso 3:

Cerrar cada paquete (en el cual puede haber más de una ración individual) de forma que no esté muy apretado. (Foto 2)

Foto 2.


Paso 4:

Poner una pegatina con el alimento que es, para qué tipo de cocina es y la fecha de congelado. (Foto 3)

El poner la fecha es importante para así usar primero lo que lleva más tiempo en el congelador y así no tener algo un año en el congelador sin consumir.

Foto 5.


Paso 5:

Meter al congelador SOBRE UNA SUPERFICIE PLANA (Si no os podrá pasar lo de los pliegues en la carne que os cuento en los ejemplos que hay a continuación).

Os doy más ejemplos, aparte del salmón para horno que aparece en las fotos:

  • Filetes: Poner cada filete bien estirado sobre el papel de plata, sin que la carne tenga pliegues, si no cuando le quitéis el papel (con el alimento congelado) se os podrá quedar algún trocito entre los pliegues de la carne (si os pasa esto con un poco de agua sale con facilidad)

  • Tacos de pechuga de pollo, carne de ternera...: Cortáis la carne en taquitos para hacerlas en guiso, tipo comida india, para echar en una ensalada (las pechugas), hacer un estofado… Colocáis cada trocito separado de los otros, os quedará como una cuadricula de trozos de carne, y así tal cual están, cerráis el paquete y los congeláis EN PLANO. De esta forma podéis hacer el guiso sin haber descongelado antes o no usando todos los tacos que habíais preparado. Podéis abrir el paquete congelado, despegar del papel los trozos que necesitéis, y guardar el resto.

  • Pescado: Igualito que el salmón.


  • Croquetas: Las congelo sin apenas tocarse sobre un plato (Foto 6), y cuando están ya congeladas, las quito del plato (se habrán quedado un poquito pegadas en él, pero yendo de fuera a adentro, acaban despegándose todas), las meto en una bolsa de plástico y pongo la fecha de elaboración de las croquetas y el sabor del que son (Foto 7). Si no las congelase separadas cada una, os aseguro que no habría forma de despegarlas del plato  y pasarlas a la sartén para freírlas. En la bolsa que las guardo a posteriori ocupan mucho menos sitio.

Foto 6.

Foto 7.


Espero que con estos ejemplos os haya quedado clara la teoría de porqué y cómo aprovechar al máximo los alimentos gracias a la tecnología que tenemos hoy en día a nuestro alcance.

Ahora sólo os queda ponerlo en práctica y encontrar vuestro propio método.

cookieassistant.com