miércoles, 30 de noviembre de 2011

"Salon saveurs du Monde" en Levallois-Perret.


Por si alguien todavía no se ha enterado, me encantan los mercados, soy súper fan, de hecho estaba pensando poneros fotos de algunos preciosos mercados que he visitado, pero eso es tema para otro post, que me voy por las ramas, he estado en Levallois-Perret, un pueblo al lado de París.

 Estos botes de paté de diferentes sabores, y todos super originales, tenían una pinta...

 Especias, especias y más especias, este puesto era precioso.

Lo llamo pueblo porque en realidad lo es aunque seguro que cualquier Madrileño diría que es un distrito de París, ya que comparandolo con Madrid sería cualquiera de los barrios de más allá de la M-30, solo que en Paris han respetado los limites de sus "20 distritos clásicos", y en Madrid el ayuntamiento acabó absorviendo los pueblos y convirtiéndolos en distritos. 

 Salmón ahumado salvaje.
¡Olía genial!

La verdad es que es un tema muy interesante, pero que no era el objetivo de mi post, pero si os interesa, en otro os lo puedo contar en un futuro.

Estos botes de setas eran perfectos para regalar.
¡Super Monos!.

 De la trufa ni quise saber el precio, ya solo como la tenian expuesta y el mino con el que la estaban colocando asustaba.

Al grano, es caso es que había un "Salon Saveurs du Monde" en Levallois justo los dìas que estuve de visita, y como es habitual en mi, fui a visitarlo. Esta vez era un mercado gourmet con productos de diversas regiones francesas y del mundo, y todo con una pinta estupenda, las fotos no le han justicia.

Aceitunas.
Se me hizo textualmente, la boca agua, ¿no os pasa a vosotros con los encurtidos?

Yo que soy una loca del queso en todas sus versiones, acabé comprando queso a un señor muy simpático que me atendió de maravilla, además sabia algo de español y entre su español y las 4 palabras de francés que yo se (porque no se todavía casi nada de francés aunque no pare de escribir sobre Francia) tuvimos una conversión muy agradable.

 Este es el señor, fue tan majo que se dejó fotografiar rodeado de sus quesos.

Le compré queso Beaufort, que ya os le mostré en un post anterior y queso Comté Curado, del cual os hablaré en alguno de mis próximos posts.

 Setas. 
Algunas ni las habia visto nunca, tenian muchisima variedad, la verdad.

Y más quesos.
Francia al igual que España es un paraiso de quesos.

También probé un bollo parecido al pastel de queso que tenemos en España que estaba super rico, y vi mil cosas que hubiera comprado, pero... mi bolsillo ya se habia vaciado con los quesos y mi maleta tiene una capacidad limitada... así dejo cosas para la próxima vez.

 Embutidos, vinos y queson. ¡Una gran mezcla!.

¿Vosotros sois también fans de los mercados?

cookieassistant.com