domingo, 19 de septiembre de 2010

Cervecería Oldenburg. Cuando el tamaño no es importante.

C\ Alburquerque 13, Madrid.
Teléfono: 914474274.
Metro: Bilbao.

Precio de la Cerveza: A partir de 2.5 euros.
Precio de la Tapa: Entre 3.5 y 20 euros.


Ver mapa más grande

Horario:   lunes - viernes:  13:00 - 16:00
                                        18:30 - 00:00
                sábados:           18:30 - 01:00

Es difícil imaginar, al situarnos frente a la fachada de esta pequeña cervecería en pleno corazón de Chamberí, la cantidad de secretos que este local esconde. Y una charla con José Luís Ramirez, el propietario, nos desvela estos secretos de la mejor forma que hay: uno a uno para mantener el interés y acompañados de una buena cerveza.

Primer secreto: En un local de 14 metros cuadrados podemos encontrar como mínimo 148 variedades de cervezas. Según José Luís, a veces han llegado a ofrecer hasta 250 variedades, pero las 148 fueron suficientes para establecer a primeros de los '90 el Record Guinness que aún hoy, ostenta el local madrileño: Record Guinness al mayor número de cervezas de importación por metro cuadrado.

La cervecería sorprende, no solo por su pequeño tamaño sino por la barroca decoración. Como podéis observar la barra queda literalmente enterrada entre cientos de latas, botellas y demás "stuff" cervecero. Pero eso no es todo.



Segundo secreto: su marca propia registrada de cerveza de abadía Te Deum. Tras años de lidiar con cientos de cervezas, José Luis se decidió a crear su propia cerveza y al igual que un gran pintor tiene como maestros a sus predecesores, pasó varios años en tierras belgas junto a varios ingenieros cerveceros de la marca Leffe. El resultado: una cerveza distribuida en España de la misma calidad y sabor, sino mejor, que la marca belga.

Pero Oldenburg no solo ofrece cervezas belgas a sus clientes. A la pregunta sobre la cerveza más extraña que se ha llegado a promocionar en el local, el dueño nos contesta con una simple palabra: Cusqueña, la cerveza de la capital peruana. "Por Oldenburg han pasado muchas cervezas, pero conseguir la cerveza Cusqueña fue todo un reto".

Europeas, canadienses, estadounidenses, latinoamericanas, australianas....incluso cervezas indias. Oldenburg ofrece tal variedad de cervezas en su carta, que no basta con una sola visita. Y así lo entienden los "parroquianos" del lugar. "Tenemos todo tipo de clientes. Desde los que vienen regularmente de fuera de Madrid a tomar su cerveza preferida, hasta los que vienen varias veces por semana a degustar las ofertas y novedades que vamos incorporando". Y clientes desde luego no le faltan al lugar. En 2011 Oldenburg celebrará un cuarto de siglo sirviendo cervezas en Madrid, y en 25 años el número de clientes no solo ha cambiado, sino aumentado por el boca a boca. "Tenemos clientes que comenzaron a venir hace 25 años y ahora vienen con sus nietos. ¡Por eso hace unos años tuvimos que incluir en la carta algunos refrescos!".

La carta de Oldenburg se completa con canapés y tapas varias, tablas de salchichas y alguna que otra sorpresa. Todo ello comprimido en 14 metros cuadrados. No es de extrañar que conseguir un hueco en el local a última hora de la tarde sea una misión imposible.

Pero la visita merece la pena, no solo para los amantes de la cerveza, sino para los curiosos en general. Desde luego, y como consejo para navegantes, antes de entrar tenemos que borrar la palabra Mahou de nuestros discos duros para dejarnos sorprender.


Como recomendación personal: si bien es cierto que a última hora del día el ambiente de Oldenburg tiene ese toque de cervecería de barrio, algo casi mágico en el Madrid de nuestros días, este humilde aficionado os recomienda acudir a primera hora de la tarde. Además de disfrutar de una cerveza diferente y de un trato familiar, podréis charlar sobre cerveza con uno de los mayores expertos de toda España.

cookieassistant.com